Pentamerón 1 #Nocturnario


Te conocí, y con las pausas de nuestra interacción te descubrí de una forma inusual: oda humana.

Virtuales efectos hicieron real el contacto, números después de las palabras esperadas y una que otra frase aprisionada. El destino y no el corazón las contenía.

Distancias inexistentes acortadas por falsas realidades, la honestidad presente  porque no había razón para fingir. Eran palabras y miradas.

Una rima en un deseo y un profundo suspiro del otro lado del verso. Ningún anhelo expresado, solo intenciones contenidas esperando que el comentario surtiera efecto pensando la respuesta.

Tenías vida y de ella empezaste a conversar como si un tesoro fuera. Así aprendí a valorar lo natural en una idea breve y a apasionarme de lo profundo en un espacio ilusionado. Claro, no lo sabía.

Primer día: te conocí. Primer día: emocionado canto con tu nombre del rapsoda nacido, me hiciste cantar al descubrir en tu piel todo lo sublime de existir.

Anuncios

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s