Carta 1: El encuentro. CARTAS DE AMOR HACIA EL VACÍO


Este trabajo inédito fue presentado en la 7ma. Feria del Libro Cajeme 2012 y surgió de un viaje a la fantasía en el que sólo he podido incluir la realidad como un acompañante para darle rumbo.

Estas cartas nunca escritas, por lo tanto nunca enviadas, cuentan una historia en la que muchas otras se han tornado para hacer evidente que sin amor no se vive, pero quien ama también muere.

Espíritu Permanente escribió Cartas del corazón hacia el vacío, en una época en la que Internet fue el Cupido en un viaje sin sentido y sin destino, pero que logró realizarse cuando se escucharon.

El encuentro

No es este el primer correo que te escribo, pero si debo pedirte que lo leas primero que los otros para que puedas comprender la historia que he estado contándote. Te pido que lo elimines, porque no tiene caso conservar en tu bandeja algo que bien sabemos no será útil y como no tengo pensado hacerme famoso, no te brindará riqueza cuando muera.

De cualquier forma no hay nada en especial en la historia de un encuentro virtual entre dos personas que nunca se vieron y nunca se verán así que, cuando finalmente regrese a casa, será mejor que ni toques el tema, porque lo habré olvidado. También quiero decirte que pasaré de largo esta otra noche, como la pasé aquella que ya no es.

Empezó una tarde como cualquier otra, se me dificulta tratar de recordarla, porque en realidad no había nada especial en ella, como nada especial en mi, quizás simplemente estaba solo. Y no de esa soledad que agobia, sino esa soledad que agrada, que libera y motiva, que permite reflexionar y enriquece.

Nubes grises, leve lluvia fresca, agua natural, como te lo he dicho, nada en especial. Sólo que ese momento decidí entrar en un café Internet, utilizar una computadora e ingresar a un Chat. Cada quien absorto en su pantalla, los más cultos con café en mano, los intelectuales con cigarro incluido, y los enamorados con cámara Web encendida.

Sin saber usarlo, sólo entré, conversé o mejor dicho emití mensajes sobre el clima, la música que me gustaba y el libro que estaba leyendo, nada en especial porque no recuerdo ni el título y eso que fue hace apenas unos días. Lo que sí sé con certeza es de qué editorial era, porque me agradan sus publicaciones, sobre todo por el tamaño de sus libros.

A los diez tragos de agua, a los quince sorbos de café del vecino escandaloso que no acostumbra bebidas calientes, pero que quiere estar a la altura de los pseudo-cultos, fue cuando empecé a darme cuenta de que ya estaba conversando con ella, “sharcoon” era el alías, o algo así, esa costumbre de repetir las letras varias veces me confunde.

Sería mentir si escribiera lo que comentamos, nunca se me ocurrió conservar esa charla, lo que sí recuerdo es que la tarde se hizo noche sin consultarme y como no es mi gusto recorrer distancias en la oscuridad, me despedí. Sin más, sólo un adiós de esos que se escriben en español y que se dicen de corazón.

Carta 1. El Encuentro
Carta 1. El Encuentro

Pero por alguna extraña razón le di mi número de teléfono y le dije que la quería ver. Adiós. Así acabó el encuentro virtual en una sala de Chat, en la que tuve que pagar más de lo que me había permitido gastar para cenar. Así empiezan los vicios, por descuido, porque la ambientación supera la concentración.

Salí y caminé con rumbo a la estación del metro, decirte cuál es sería aportar un dato innecesario, nunca has estado en esta ciudad y no creo que vengas, lo has dejado en claro tal cantidad de veces, que ya es ocioso volver a decirte que este paraíso de concreto, no tiene igual, al menos en este país.

Entre el olor de hamburguesas y vitrinas de lencería sexy sonó el teléfono y respondí. No contaré la historia, y no morirá conmigo, porque siempre sostendré que nada pasó. Sólo que al leer tu correo, no pude evitar sentirme inspirado, quizás eso es lo que falta para provocar tus celos y reacciones, vengas y te quedes a vivir conmigo.

Después de este mensaje, me veo caminando rumbo al departamento. Una diagonal oscura para algunos, el camino a la glorieta para otros. Esa en la que si te descuidas, se transforma en un círculo vicioso que entrena para caminar y brincar al ritmo del claxon. Ningún microbús me dejará pasar, así que ya mentalicé una nueva forma de sortearlos sin ser atropellado.

Si mañana decido enviarte este correo, sabrás que la nueva estrategia para cruzar circunvalaciones ha sido de provecho. Si no te lo mando, pasará nada, de cualquier forma nunca sabrás lo que esta noche he escrito en mi diario. Cosa curiosa, hoy no me ha molestado el estruendo de los otros asistentes a este espacio de encuentros virtuales.

Continuará con… Definiendo

FUENTE: FLORES HERNÁNDEZ VÍCTOR FLINT (2012), DIARIO DEL YAQUI, AÑO LXX, NÚMERO 27,109. SECCIÓN QUEHACER CULTURAL, AÑO XIX, NO. 964, PÁGINA 3, 4 DE NOVIEMBRE DE 2012.

Recuerden que si comentan constructivamente cualquiera de las entradas del Blog Caziidi’ podrán ganar el ejemplar del libro de regalo del mesel cual está destinado especialmente para quienes se han suscrito a Caziidi’.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

6 Comments

  1. Nunca me imaginé tan sutílmente descrita. Hay caminos que son reales y que les ocurren a más de uno a la vez.¿Amor?. No lo sé. La pantalla, lo que se siente, la distancia, los sueños y esas verdades a medias para deslumbrar al otro. ¿Confianza? Es solo una palabra. No se necesita para que la pasión surja, para que haya una adicción que impida dormir. Dos seres se conocen, se saludan, hayan respuestas a un rato de compañía y de repente todo cambia a nuestro alrededor. Cobramos miedo, sentimos la posible pérdida y vamos deambulando en un enrredo de encuentros que se transforman en lo que somos y lo que querríamos ser. Debe haber confianza porque nada es más falso que internet y nada más verdadero. Somos lo que anhelamos y dejamos de ser lo que realmente somos. De esta manera el amor es puro y no se debe intentar averiguar la verdad, porque lo que sabemos es lo que importa.Planear un encuentro es romper la magia de la luna.

  2. Pensaba yo, incurriendo en un error, que todos compartiríamos los comentarios y que el autor se dignaría contestarlos. Me gusta imaginar que son posibles los encuentros con personas desconocidas y que hacen florecer emociones que sacan de la monotonía diaria. La vida es un montón de vivencias y, todas ellas nos envuelven para no dejar de sentir y luchar.
    Victor, que tengas un hermoso año y nos sigas deleitando con tus cartas. Quizás más adelante recibas las mias, algo más duras y soñadoras.
    Un abrazo.
    Lucia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s