¿Qué es la vida?


“Nunca podré saber del todo cómo son las cosas ‘en sí’

pero si puedo saber cómo son ‘para mí'”. Immanuel Kant

Con la frase de Immanuel Kant he iniciado mi reflexión sobre ¿Qué es la vida? ante la cual, lo primero que debo decir, porque tengo la obligación moral, es que estoy consciente de que no podré dar una respuesta concreta y sé que mis ideas no serán aceptadas como determinantes, contundentes o absolutas. Sólo he dejado que mis pensamientos tomen forma de letras para reflexionarlos y compartirlos con otros, pero cada quien deberá experimentar su propio proceso reflexivo.

Mi llana, pero no tan simple intención, es plasmar por escrito diversos momentos de reflexión que coincidieron entre mi vida y que se revelaron ante mí de forma especial mientras impartía en posgrado un curso sobre Filosofía. Así que, reitero, esto es sólo una expresión escrita de mis ideas que fueron aderezadas sigilosamente por quienes tomaron dicho curso. Posteriormente habrá que repasar lo escrito para seguir construyendo posibilidades, algo que la vida ofrece para disfrutarla, por lo que hay que identificarlas.

También debo comentar que al decir “mi vida”, me refiero a la forma en que percibo lo que hay mi alrededor, así como a mis emociones, esas manifestaciones que permiten nos adaptemos al mundo, y definen la forma en que vivimos; y lo hago porque mis emociones, se han visto influenciadas por acontecimientos cercamos en cuestiones de salud, motivando cambios en mis prioridades, algo que he sabido, por familiares y amigos, sucede con bastante frecuencia.

Dibuja en tu mente lo que quieres ser y realízalo
Dibuja en tu mente lo que quieres ser y realízalo

Me declaro un hombre afortunado, corrijo, me declaro un hombre bendecido. Estoy plenamente consciente de que todo lo que me ha sucedido ha sido bueno, grato y con propósito; y a pesar del fallecimiento de mi hermano Felipe, que hasta el momento es la tragedia más grande que he vivido, mi vida ha resultado en lo general, bendecida. Es decir, me ha brindado grandes satisfacciones y felicidad en sus distintos ámbitos y momentos.

Mi vida ha sido grata porque los llantos culminaron con risa y cada problema tuvo solución. Pero entre esas gratificaciones, entre la felicidad y la dicha, está el recuerdo de la vulnerabilidad del ser humano, de mi familia, de las personas que uno ama, a quienes vemos que de una u otra forma se deteriora su salud, su dicha, su vida… dejándolos a disposición de quienes estamos cerca o de quienes les queremos, para ayudarles a recobrar o mantener el ánimo y la voluntad, la fortaleza y la energía que los emancipe de su pena por salud.

Es entonces cuando uno toma decisiones y cambia prioridades, porque reconoce y recapacita en que algunas intenciones e incluso metas, son vanas, innecesarias o superficiales. Por eso al cuestionarme sobre ¿Qué es la vida? respondo que sólo son manifestaciones de distintas prioridades. Los problemas de salud reducen las metas, limitan la libertad y coartan la posibilidad de elegir, de autonomía, que es uno de los grandes tesoros del ser humano, pero sobre todo nos hace reflexionar sobre nuestras prioridades de vida.

¿Qué es lo que ves en tí?
¿Qué es lo que ves en tí?

Cuando una persona pierde su posibilidad de elegir: moverse, correr, cantar, viajar, abrazar… es como quitarle un poco de su “ser humano”, es una persona a medias, una mitad o un fragmento de ser humano y no por inhumano (en el sentido peyorativo) sino por estar consciente (la mayoría de las veces) de su incompletud, la cual termina por impactar en las emociones de quienes le rodean. En estos casos es cuando se necesita de quien esté cerca para ayudarle a reencontrar su complemento.

Tal como dijo Fernando Savater: “Hay que nacer para humano, pero sólo llegamos plenamente a serlo cuando los demás nos contagian su humanidad a propósito…”, la convivencia con otros seres humano es lo que nos hace personas con los atributos de humanidad aceptados por la sociedad como: solidaridad, benevolencia, compasión, generosidad y fraternidad; condiciones que no se logran por existir, sino por vivir en el más amplio sentido de valorar lo que se y con quién se está; donde valorar es priorizar.

Para mí, durante este proceso de reconfiguración de prioridades estuvo presente un elemento, mi reacercamiento con la filosofía, el cual se dio a través de un Seminario de Filosofía y Ética Empresarial, y en el que estuvieron involucrados además de los pensamientos de los filósofos griegos (como parte del proceso de conocimiento histórico), el pensamiento de mis amistades quienes me compartieron su forma de pensar y que no se limita o no se ha limitado a informarme, sino a enriquecerme por medio del arte de la conversación.

Estuve donde quise estar, haciendo lo que quise hacer
Estuve donde quise estar, haciendo lo que quise hacer

Y precisamente la conversación, que en estos tiempos tanto se ha diversificado y deshumanizado, es otra de mis fortunas. No se trata de personas con una formación, experiencia o historia similar, sino el hecho de contar con la voluntad de compartir entre individuos que por sus edades, lugares de nacimiento y de residencia, así como sus experiencias personales y profesionales, son tan diversas como las estrellas en el cielo, o tan variadas como las ideas que pueden surgir en una sola persona.

Aunque en todas sus diferencias, tienen algo en común: tienen opinión, están construyendo criterio y sus propios argumentos, y tal como lo promuevo, han decidido avanzar a lo epistemológico, inconformándose con la memoria; y aunque utilizaron la razón con la idea de Sócrates y Platón (filósofos racionalistas) de que sólo la razón nos puede proporcionar conocimientos seguros, ahora, igual que Descartes, quien desconfió de los conocimientos heredados de la Edad Media, ya empezaron a “filosofar” (pensar) por cuenta propia.

Dividir y multiplicar es otra de las dichas de mi vida. Comprobado repetidas veces, por diferentes circunstancias y, recientemente, validado (dirían en el lenguaje técnico los amantes de los procesos modernos de producción) por experiencias que no me han dejado lugar a dudas. Las tristezas, las penas y congojas, cuando se comparten, ven reducido su peso en la carga emocional, contrario a lo que sucede con las alegrías, gozos y bien aventuras, que se multiplican exponencialmente cuando hay ecos, esa situación de vida conocida como amistad.

¿Te lo has preguntado?
¿Te lo has preguntado?

John Lennon dijo que “La vida es lo que te pasa mientras estás ocupado en otros planes” y hubo quienes entendieron que no había que planear, sin embargo no se trata de eso. No podemos decir que vivimos, sin saber con qué intención lo hacemos. No puedo decir que es vida, sino sé qué debo hacer en ella, lo cual en sí ya es un plan. La vida pasa si la dejo pasar, pero la pudo vivir o gozar con intensidad si es que defino, constantemente, lo que deseo obtener de ella.

No pretendo ni remotamente competir con Violeta Parra y su “Gracias a la vida”, simplemente me he dado cuenta de que tengo opciones, como lo dijo Amado Nervo “La vida es como un arca inmensa llena de posibilidades” y las mías son una amplia gama entre ser feliz y vivir consciente de que no necesito otro argumento más que la fé o preocupado por sostener un debate sobre la vida con una “darvinista puro” que sólo acepta “su razón”.

Finalmente, me tocó la reflexión por experiencia propia. Esta situación se presentó ante mí y se incluyó en mi vida sin pedir permiso, es un proceso de voz fuerte y que poco a poco se fue convirtiendo en un susurro, que aunque se dice al oído, no deja de ser directo: ya nada será igual. Y no sólo por lo que pueda resultar en negativo (reducido al mínimo), sino porque la sola presencia de esa posibilidad como elemento de vida, motiva al cambio, ese que procede de saber que la dicha tiene fin y que debe compartirse para que pueda eternizarse.

¿Qué es la vida? Lo que tú decidas que sea. Lo que tú construyas con ella. Mi vida ha sido mi decisión. Mi vida ha sido mi construcción. Y sí, aún con los momentos cruentos y difíciles, ha sido una experiencia que no quiero perder, que espero retomar con brío, con fortaleza, con empuje y valor. Por amor, por la familia, por las amistades, por lo logrado y por lo que aún me falta por realizar. Porque mi vida no ha terminado al no haber logrado lo que prometí alcanzar y porque tengo confianza de que no es el final. Hasta pronto.

Recuerden que si comentan constructivamente cualquiera de las entradas del Blog Caziidi’ podrán ganar el ejemplar del libro de regalo del mesel cual está destinado especialmente para quienes se han suscrito a Caziidi’.

 

The English version is here.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

7 Comments

  1. Qué buen tema el de la vida que nos da para reflexionar bastante… La vida es el respirar, el sentir, el ver, el escuchar, el saborear y se nos va la vida en cuestiones que no son vida…

    Me gusta

  2. en síntesis, un manual , de algo que si tiene que que ver con todos sin diferencia alguna, la vida, algo que se nos entrega , pero que cada uno la desarrolla como se lo permiten, las formaciones religiosas, la cultura del lugar en que nacemos, en fin, cercos que hacen que no siempre seamos dueños de nuestros destino, pese a ello,esta la voluntad de acatar o reaccionar ante estos limites , y ahí es donde comienza, nuestra vida , esa que es acción y consecuencia, en la que vamos recibiendo , caricias y bofetadas, gracias por permitirnos hacer un alto en la actividad y reflexionar

    Me gusta

  3. SÍ, ESTOY DE ACUERDO CON LA SRITA. BEATRZ FLORES, QUE BUEN TEMA Y QUE BIEN EXPLICADO Y ES QUE LA VIDA NO ES SIMPLEMENTE “EXISTIR” UUUYY NNNOOO ES MUCHO MÁS, ES: VIVIR LA VIDA CON TODA PLENITUD SABOREANDO TANTO LOS MOMENTOS LINDOS COMO LOS NO LINDOS … YO TAMBIÉN ME SIENTO BENDECIDA XDIOS Y XLA VIDA MISMA BESITOOOSSS MAESTRO VICTOR

    Me gusta

  4. Maestro aun cuando no realizo comentarios, me gusta leer sus aportaciones y en particular hoy me ha llegado al alma que hermoso, estaba inspirado quizá por las experiencias tristes o alegres pero todas dejan aprendizaje en nuestra vida.

    Le mando un abrazo con mucho cariño y sabe que lo quiero mucho.

    Reyna

    Me gusta

  5. La vida es estar donde estas hoy sin dudas y sin arrepentirte de lo que has hecho, como me dijo un gran amigo en mi adolescencia ” no te arrepientas de lo que has hecho ya que todo fue con la información que tenias en ese momento”, disfrutemos de la vida

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s