Ideas que debes leer… y escribir


En una de mis recientes charlas virtuales, sincrónica y a distancia vía Twitter, surgió una reflexión muy interesante y valiosa respecto a las competencias de comunicación del docente. Esta ocasión fue con el Mtro. Carlos José Guevara Barrientos, Matemático y Docente en la materia, con quien conversé gratamente sobre educación desde México hasta Costa Rica.

El Mtro. Guevara analizó la situación de su país en cuanto a las capacidades lectoras y de comunicación escrita de los docentes, y yo aporté algunas ideas sobre el tema, el cual demanda profundidad y aunque no fue nuestra intención (por lo pronto) proponer soluciones, si logramos sintetizar lo que a continuación comparto, a manera de invitación a ser parte de esta reflexión.

La deficiente comprensión lectora es un problema de muchos países. No para apropiarse de: “mal de muchos, consuelo de tontos”, sino para comprender la dimensión de esta situación, que no es propia de un país porque tiene que ver más con el género humano y claro, con los humanos que diseñan las políticas educativas, que sin ser “culpables” deben asumir su responsabilidad.

La comprensión lectora debe ser prioridad en todos los niveles educativos. Esta competencia no es un asunto de “preparar para las evaluaciones”, sino para la vida, un propósito de la educación que está perdiendo impacto en el aula porque sólo se busca aprobar un examen. Todos los niveles educativos deben garantizar su aportación a esta habilidad, más allá de una evaluación.

Círculo de Lectura "Las Letras Unen". Sesión: El valor de educar, Fernando Savater
Círculo de Lectura “Las Letras Unen”. Sesión: El valor de educar, Fernando Savater

Hablar, escribir y leer bien es una obligación profesional y moral de todo docente. El no atender esta obligación es permitir que lo errores, cual efecto multiplicador exponencial, terminen por demeritar las habilidades de comunicación de todos los que esperan ser apoyados en su formación. No hay que permitir un “pero me entendiste, ¿no?” cuando se cometan errores de comunicación.

Cada quien debe asumir su parte de responsabilidad. En educación todos somos necesarios, no se trata sólo de que las instituciones educativas, escuelas o colegios, hagan su parte en la formación de ciudadanos, sino de que todos actuemos corresponsablemente a favor del enriquecimiento de las personas con acciones que permitan su autonomía y el desarrollo de sus capacidades.

La disfunción al hablar, escribir y leer es ocasionada por la poca necesidad de hacerlo. La comunicación actual, particularmente en Internet y sobre todo en redes sociales, no demanda reglas ortográficas, situación que se ha agravado incluso hasta el ámbito profesional donde bajo la excusa de “no ser escritores profesionales”, se elaboran informes carentes de todo propósito comunicativo.

La inseguridad y el temor de dirigirse a un público son consecuencia de traumas de diferente naturaleza. Las burlas y críticas que recibe un individuo por parte de padres, docentes, compañeros, colegas e incluso la propia familia, van haciendo mella en la autoestima, cohibiendo en lo más esencial: comunicarse. La mofa sigue siendo más fácil, graciosa y de moda, que el reforzamiento positivo.

Las instituciones educativas atentan contra la educación cuando permiten deficiencias en las competencias básicas del docente. Cualquier deficiencia tiene sus consecuencias, por eso no deben tolerarse como si fueran parte “indispensable” del proceso formativo, mucho menos tratándose de competencias básicas como lo es la comunicación. El docente debe ser competente.

Institución privada o pública, si forma docentes debe hacerlo responsablemente. Las instituciones educativas formadoras de docentes deben formar con integridad y no por la cantidad de egresados, ya que son generadoras de “bienes de capital”, es decir enriquecerán el capital humano e intelectual en otros, por lo que su desarrollo debe tender a las más altas expectativas.

Las consecuencias de no-educar son catastróficas. Por las mismas razones que reflexionamos sobre la importancia de la educación, en el sentido de trascendencia del ser humano, por eso mismo debemos preocuparnos y ocuparnos cuando no se eduque, porque evita o al menos limita que nuestro ser humano y social deje huella para la posteridad.

Reitero que estas son sólo algunas ideas para motivar a la reflexión, la cual espero siga siendo una actividad cotidiana en quienes nos dedicamos a la educación, y en la que se incluya los que de una u otra forma participan: padres de familia, autoridades civiles y educativas, y la sociedad en general. Porque es una tarea colectiva, que sólo entre todos puede ser efectiva.

El Mtro. Carlos José Guevara Barrientos está haciendo lo que le corresponde. Él y yo sabemos que después de la reflexión debe llegar la propuesta, y para lograrla esperamos se unan otras ideas. Por lo pronto, a nombre de ambos, les invitamos a que estas ideas no queden en el espacio virtual, hay que leerlas y escribirlas, una de las mejores formas de analizar y visionar lo que uno piensa.

Recuerden que si comentan constructivamente cualquiera de las entradas del Blog Caziidi’ podrán ganar el ejemplar del libro de regalo del mesel cual está destinado especialmente para quienes se han suscrito a Caziidi’.

 

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

1 Comment

  1. Muchas gracias don Víctor por sintetizar en una manera tan elegante y exhaustiva nuestra pequeña charla “virtual”. Todas las ideas expuestas en su blog tienen como único fin el mejoramiento de una situación que se nos está saliendo de las manos a los docentes: las deficientes competencias en la comunicación oral y escrita y la pobre comprensión de lectura que aqueja a nuestros pueblos.
    En realidad, estas propuestas e ideas tienen en si las semillas para una solución al problema. No es posible, por ejemplo, que la formación universitaria de docentes (y de otras profesiones, ¿por qué no?) sea tan poco exigente con las habilidades básicas como leer, escribir, y expresarse oralmente en forma eficiente. Un aspirante a docente que “lee” una presentación, y mal leída por cierto, no podría jamás fomentar habilidades comunicativas a sus estudiantes; sin embargo, sus profesores se hacen la vista gorda a veces a estos atropellos con tal de llenar un requisito, sin mayor exigencia.
    Temo que una solución tiene que pasar por un apoyo político, y no por menospreciar la actividad, sino por los intereses que siempre enturbian el argumento técnico. Sin embargo, podemos como educadores hacer una diferencia en nuestro salón de clase. Hagámosla fomentando la lectura y la correcta y coherente escritura entre nuestros estudiantes. Enseñémosles a expresarse oralmente sin temor, fomentemos la idea que lo que ellos tienen que decir es importante para todos nosotros, y que hacerlo correctamente hará que su verbo sea comprendido y apreciado siempre.
    Nuevamente don Víctor, muchas gracias. Ojalá este foro se llene de mejores ideas para el bien de nuestros estudiantes.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s