Celebremos recordando y proponiendo


Maestras y Maestros, amigas y amigos que educan con permiso oficial o que educan con autorización de la vida. Después de reflexionar sobre los años pasados y las distintas formas de recibir felicitaciones y participar en festejos para quienes nos dedicamos a la docencia, he llegado a concluir que celebrar este día será especial sólo en la medida que recordemos y propongamos.

Así es. Que recordemos nuestras acciones en favor de la educación, de la transformación de quienes han participado con nosotros en un proceso formativo y que de una u otra forma se han llevado algo que los ha hecho cambiar, la única forma de demostrar que se ha aprendido. Recordemos a nuestros estudiantes la razón más poderosa de nuestra vocación.

Recordemos lo que hemos hecho para que alguien aprenda y también lo que hemos aprendido, gracias a otros Maestros y Maestras que con empeño, dedicación, esfuerzo y con una gran calidad humana y vocación, nos ayudaron y motivaron a ser diferentes. Porque sólo quien no aprende, sigue siendo el mismo.

Y celebremos también siendo propositivos. Siempre hay algo más que hacer, como docentes lo sabemos, y creo que debe ser nuestra filosofía porque es acorde con nuestra labor. Conscientes de que el futuro es camino a experiencias diferentes, guiemos nuestras competencias a que otros también descubran lo que uno ya valora: aprender es vivir.

Propongamos con la conciencia de innovar, conscientes de que ser innovadores es crear lo “inacabado”, aquello que siempre podrá mejorarse y será motivante para desarrollar nuevas posibilidades, y que durante ese proceso nos brindará satisfacciones de esas que se permanecen más que los premios y reconocimientos.

Cada día, cada curso, cada clase es una posibilidad para proponer, y somos docentes cuando la sabemos aprovechar; y cada propuesta combina nuestro estilo, nuestra experiencia y expectativas con los elementos didácticos, potencializados por metodologías de aprendizaje y con el ingrediente más importante: nuestro corazón.

Celebremos recordando, que implica agradecer; celebremos proponiendo que nos induce a crecer. Seamos un reflejo del pasado con una buena dosis de futuro. No es sencillo ser docente, como tampoco lo es ser estudiante, pero sinergizando la interacción, todos aprendemos y así construimos civilizaciones.

Sé que hoy puede ser un momento difícil, pero tengo fé de que después no lo será, y lo sé porque recuerdo que todo cambia y me he propuesto evolucionar. Ahora me tomo este momento en recuerdo a mis maestros y maestras, y me propongo ser mejor en cada actividad académica que realice, por ellos, por mi y por quienes me dan la oportunidad.

Si recuerdas y propones: ¡Felicidades!.

Mi abrazo.

Víctor Flores

M.A. Víctor Flint Flores Hernández
M.A. Víctor Flint Flores Hernández. Foto de: Graduaciones del Noroeste (2012).

English version here.

Recuerden que si comentan constructivamente cualquiera de las entradas del Blog Caziidi’ podrán ganar el ejemplar del libro de regalo del mesel cual está destinado especialmente para quienes se han suscrito a Caziidi’.

 

Anuncios

2 Comments

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s