Mis formas de evaluación en bachillerato


Mis formas de evaluación en bachillerato

Nuevamente en un proceso reflexivo guiado por una actividad de la Especialidad. En esta ocasión el tema es Evaluación, y se me solicita describir mis formas de evaluación en base a diversas preguntas, lo que me ha permitido hacer unas conclusiones personales que serán parte de mi proceso de evaluación en este semestre.

La evaluación como concepto es de aplicación universal, refiriéndose siempre a la medición que se hace a algo, en base a ciertos criterios y/o factores que permiten que dicha medición sea comparada con otras cosas que también se están evaluando bajo esos factores o criterios.

Cuando nos referimos a la evaluación en el ámbito educativo, estamos describiendo la medición que se hace sobre la adquisición de un conocimiento o habilidad. Ahora con el modelo por competencias, tiende a desaparecer la medición por números para prevalecer la calificación que es sólo la indicación de una capacidad o competencia.

Así que considerando lo anterior, evaluamos para medir y comparar, para que dicha medida nos indique de lo que se es capaz, por eso evaluamos lo que necesitamos saber, si se han adquirido conocimientos, si se han desarrollado habilidades, si se tienen ciertas actitudes y/o valores.

La forma en cómo evaluamos se desarrolla o diseña por lo que se evalúa, por eso, es importante definir o caracterizar con mayor precisión los conocimientos, habilidades y actitudes a efecto de elegir las herramientas e instrumentos para medirlos. Por lo general sabemos evaluar lo que se sabe, por lo que utilizamos técnicas de recuperación de conocimiento.

Estudiantes de 5°A-VAD en una sesión de aprendizaje donde la evaluación continua se hace presente.
Estudiantes de 5°A-VAD en una sesión de aprendizaje donde la evaluación continua se hace presente.

Nuestros criterios son más personales que institucionales, preferimos lo fácil de evaluar que lo que requiere análisis o instrumentos más complejos, por ejemplo resulta más fácil calificar asistencia que participación, por lo que todavía permanece como criterio de evaluación en muchas asignaturas y/o programas.

Esto da como resultado que los instrumentos sigan siendo formatos que aplicamos periódicamente y de forma sistemática en los cuales el estudiante debe plasmar lo que sabe y lo que es capaz de hacer. Dando así el papel primordial al estudiante este proceso, donde el docente debe ser el dirigente.

Responder a: ¿Para qué evaluamos? ¿Qué evaluamos? ¿Cómo evaluamos? ¿Con qué criterios evaluamos? ¿Con qué instrumentos evaluamos? ¿Cuándo evaluamos? ¿Cómo participan los estudiantes en la evaluación? Es un ejercicio de reflexión que debe compartirse desde la más abierta honestidad personal ya que para los docentes  la evaluación es la actividad más compleja porque requiere emitir una opinión-juicio (expresada en número) sobre una persona y esa complejidad es la que, parece alejarnos de la objetividad, fomentando la cuantificación, algo más simple.

Como conclusión personal considero que debo seguir desarrollando actividades de planeación porque me dan más claridad para evaluar aspectos que son en cierta forma subjetivos como las actitudes y valores, y debo aprender a diseñar más instrumentos de evaluación, tiendo como modelo aquellos normalizados, para que mi forma de evaluación sea homo y heterogénea, así como multi y pluridimensional.

Comenta constructivamente cualquiera de las entradas del Blog durante el mes de Febrero y participa para ganar uno de los 3 libros que Librería del Noroeste brinda a los suscriptores de Caziidi’.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Anuncios

2 Comments

  1. La evaluación en educación, implica un proceso continuo y permanente, donde todos los involucrados (alumnos-docente) tengan conocimiento preciso de lo que se evaluará, a fin de poder valorar los logros obtenidos al culminar una sesión, unidad o módulo, donde el factor clave, es tener conocimiento pleno de los instrumentos a utilizar y los mementos de aplicación, a fin de que estemos en condiciones de emitir un juicio objetivo sobre lo alcanzado. En primer lugar, el estudiante debe ser capaz de verificar y sobre todo autoevaluar su proceso; en segundo lugar, el docente debe evitar el papel protagónico en dicho proceso, con el propósito de convertirlo parte fundamental de las actividades académicas.

    EVALUAR es VALORAR.

  2. Al igual que se evalúa a los alumnos, así también debería evaluarse a los maestros, instituciones y sistema educativo en general, ya que estos pueden incidir de manera significativa en los resultados de la evaluaciones aplicadas a los estudiantes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s