Natalia Toledo: Oaxaca andante


Natalia Toledo: Oaxaca andante

Natalia Toledo y Víctor Flint (Foto Vicente Marcial Cerqueda)
Natalia Toledo y Víctor Flint (Foto Vicente Marcial Cerqueda)

Qui ganna ca binni huati pa ti guie’ biaba layú guie’ ru’ laa dxi gáti’.

No supieron los tontos que una flor caída al suelo sigue siendo flor hasta su muerte.

Natalia Toledo

No sé por qué cuando acaban los conceptos nace la poesía. Por eso no todo lo podemos definir, porque no alcanzan las palabras, a veces ni la vida para conocerle y amarle. Lo que sí sé es que, cuando se le puede disfrutar, ya no es necesario describirle. ¿Acaso alcanzan los contenidos a externar lo preciso, lo pertinaz y lo elocuente? Palabras, referentes, imágenes, voces, lenguajes, nombres, poesías, pasos, una mujer: Natalia Toledo.

Fueron tres años los que viví en Cd. Ixtepec, Oaxaca, un parte aguas en mi vida y gracias a los buenos amigos Lilia Cruz Altamirano y Vicente Marcial Cerqueda, recientemente encontré una razón más para rememorar y continuar emocionándome por Oaxaca. Aunque en esta ocasión mis pies sólo me llevaron al Distrito Federal, residencia del mundo, puerta de acceso a tierras milenarias, el istmo oaxaqueño se me hizo accesible en sus aromas, sabores y colores.

En esta enorme ciudad que impregna la vida pude conocer a Natalia Toledo, extraordinaria poetisa oaxaqueña cuya fama ha trascendido los límites nacionales, tanto en los ámbitos literario y del diseño, como por sus ideales y su postura ante la vida, ya que sus letras, su creaciones de joyería y textil y hasta su filosofía son reflejo de su ser: mujer de mirada ecléctica, vocera caleidoscópica de los tópicos que preocupan al mundo.

Hija del gran artista Francisco Toledo, Natalia Toledo Paz es más que heredera por derecho, es fuente de su propia creatividad y estilo; es lo indígena, la lengua y es Oaxaca, visiones femeninas y místicas como las que refleja en su casa y lleva sobre la piel. Natalia: conversar contigo es respirar aromas de tierra fresca, “todo lo que puedes apreciar y querer de esta tierra, está dentro de ti”. (Girá ni zanda ganaxiú ne chula’dxu’ guidxi layú di’ guirani gule neu ni).

Nacida en la histórica ciudad de Juchitán, Oaxaca, Natalia Toledo ganó el Premio Nezahualcóyotl de Literatura 2004 por Guie´ Yaasé’ (Olivo negro). Entre sus obras poéticas más destacadas están: Ca guna gu bidxa, ca guna guiiba’ risaca (Mujeres del sol, mujeres de oro, 2002), Xtaga be’ñe’ (Flor de pantano, 2004), ambas con el Instituto Oaxaqueño de las Culturas; y Guendaguti ñee sisi (La muerte pies ligeros, 2005), del Fondo de Cultura Económica.

Natalia Toledo se presenta
Natalia Toledo se presenta. Foto: Víctor Flint

Convivir con ella trascendió en mí, porque la vi preparar alimentos para sus invitados, verificar el hervor y probar el sazón antes de compartir el sabor. Porque de sus manos surgió el mole, el tasajo, las tlayudas, los chiles rellenos, las empandas y hasta el chingorolo que esa noche inolvidable alimentaron el recuerdo y despertaron la noche. ”Fuimos cántaro ¡au!, fuimos agua ¡au!. Ahora somos ceniza bajo la olla del mundo”.

Escuchar a Natalia Toledo cantar mi canción oaxaqueña favorita: Cayuuna’ Cayaate’ pur lii (Sollozando), del extraordinario autor Eustaquio “Taquiu Niigui” Jiménez Girón, fue una sensación especial, dramática, contundente, llena de sensaciones y recuerdos. Creo que las lágrimas provocadas por esas notas son estacas que desgarran el corazón. Y sólo puedo compararlas con sus letras, un zapoteco que no comprendo pero que cala hondo, para reír o para llorar.

“Hubo quien probó el mosto de tu piel, te caminó de la cabeza a los pies sin abrir los ojos para no descubrir el resplandor del sol” (Guyuu tu gucua nisa dondo bi’na’ guidila’du’, tu guzá de íque de ñeeu ne qui nuxhalelu ti ñunibia’ xtuxhu gubidxa). Así es, brillante y completa, habitante de una dimensión en la que sólo los más privilegiados pueden ingresar, si hablas zapoteco, si eres creador, si fomentas el arte, si amas Oaxaca

“Soy una resina que lloró San Vicente. Soy un alcaraván que ahogó su canto en otro idioma” (Naca’ tini bi’na’ Xabizende. Naca’ ti bereleele bitixhie’cabe diidxa’ gulené). Es Natalia Toledo. Es mujer, es artista, es Oaxaca que camina por el mundo dejándose iluminar por las pasarelas que comprenden el lenguaje del amor y del pecado, aunque no entiendan ni una palabra del zapoteco. Oaxaca viaja en ella como la sangre recorre sus venas, visitando y dando vida.

Y sólo esa noche, esa “larga” noche antes de mi regreso a Cd. Obregón, conviví con Natalia Toledo, pero jubiloso recuerdo esa oportunidad en la que disfruté a Oaxaca en el D.F., y en la que me arrepentí de no haberle podido decir: Triguenita Hermosa tutulike yootu, Kapo sewata benasi welame. Sólo alcancé a darle un beso y un “hasta pronto”, cuando en la despedida, surgió la idea de reencontrarnos aquí en el Valle del Yaqui. Sigo buscando ese día.

Natalia Toledo: Oaxaca andante
Natalia Toledo: Oaxaca andante. Quehacercultural Diario del Yaqui
Anuncios

6 Comments

  1. Todos tenemos un motivo, todos necesitamos inspiración,
    te siento ahí, no te veo; te intuyo, te presiento.
    Palabra, voz, canto, lenguaje, pensamiento,,,
    Que tus palabras no queden en el aire: sácalas, escúpelas, grítalas.
    Te quiero oir completo, te quiero ver perplejo.
    Dilo ya… eso que deseas y te anima; no te arrepientas después.
    Que el viento de tu interior articule las palabras; que el pensamiento module tus deseos.

    Enhorabuena, señor, lindo artículo.
    Un abrazo

  2. ¿como han podido mantenerse esas lenguas a traves del tiempo ??? no he dejado de pensar en esa muchacha que aparte de bonita es inteligente y muy sensible, claro que no la conozco y ni siquiera sabia que existiera pero esa impresión me ha quedado de ella … yo tuve un hermano normalista egresado de la Escuela Normal Superior de México y su especialidad Maestro en Ciencias Linguisticas enseñaba el español a los indigenas y mi hermano se afligia y angustiaba la gran cantidad de indigenas que no sabian hablar y escribir el español así que me he quedado pensando por un lado hay personas que luchan por conservar lo nuestro y otras que no como mi hermano (que Dios tenga con Él) Usted que piensa de esto Maestro .. es que me he quedado pensando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s