La cultura del libro en la FILPM


La cultura del libro en la FILPM

Víctor Flint Flores Hernández

 

Interior Palacio de Minería
XXXII FIL Palacio de Minería. Foto: Leonardo Martignon

“…un mundo sin literatura sería un mundo si deseos, ni ideales, ni desacatos, un mundo de autómatas…” Mario Vargas Llosa

La Feria del Libro más antigua de México sigue siendo un escenario abierto a la cultura, donde todos los que aman las letras pueden encontrar algo que les guste, o descubrir algo de su interés. Es un espacio que conjunta pensamientos, acciones y palabras, que toman la forma impresa en la mayoría de las veces, y en otras, cada vez más comunes, iconográfica o binaria.

El evento tiene este año como invitado al Estado de México, que está haciendo gala de todo lo que tiene en términos culturales, y no con fines políticos, puesto que en verdad tiene mucho que ofrecer: arqueología, arquitectura, literatura, arte plástico, en fin, diversas manifestaciones que a todos los habitantes y visitantes puede cautivar.

Pero claro, la FILPM no es sólo Estado invitado. Desde la obra de Francisco Toledo que nos recibe con un fragmento de “La Lectura” hasta el más pequeño de los stands de las editoriales, se siente el ambiente de fiesta literaria que celebra la cultura del libro y que invitar a comprar, a leer, a investigar y a compartir.

Conferencias, presentaciones de libros, demostraciones de servicios, lecturas en voz alta, mesas redondas, pláticas-demostraciones, paneles y talleres, son un marco perfecto para que los más de 100 mil asistentes que desde el pasado 23 de febrero se dan cita en el Palacio de Minería, monumento del siglo XVIII ubicado en el centro histórico de la Cd. de México.

Es grato ver a las personas que día a día siguen visitando la FILPM con el mismo ánimo y energía de la primera edición, sin embargo, no es sólo lo agradable que puede uno percibir, también está el lado difícil, aquel en el que los conferenciantes se rompen la garganta y el corazón invitando a leer y escribir, tratando de fomentar hábitos que se han ido perdiendo.

Y también, lo difícil que es para editoriales y concesionarios, motivar a una compra cuando en las casas, en las escuelas, y en general en todos los contextos, no hay campañas firmes y congruentes que fomenten la cultura del libro en respuesta a la discultura que puede representar un entorno cargado de escándalos visuales.

En entrevista con la Dra. Gabriela Cabrera, de la Asociación Mexicana de Profesionales de la Orientación, A.C., con la Dra. Maritza García del Instituto Mexicano del Psicoanálisis, y con un concesionario que pidió no ser identificado, fue posible encontrar que la FILPM, es una respuesta, pero no es “la respuesta”, por lo que necesitamos continuar con la estrategia.

Celebrando este año los cincuenta años del fallecimiento de Ernest Hemingway, la FILPM tiene aún mucho por ofrecer, pero no se debe esperar que por asistir se atiendan las debilidades lectoras, se necesita una estrategia general que vaya más allá de la ley, y que llegue a la mente y al corazón, motivando, convenciendo y construyendo espacios que le den continuidad.

La cultura del libro en la FILPM
La cultura del libro en la FILPM. Diario del Yaqui: 6 Marzo 2011.
Anuncios

1 Comment

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s