Visitando a una familia yaqui


Visitando a una familia yaqui

Víctor Flint Flores Hernández

 

Fuente: Flores Hernández Víctor Flint (2010), Visitando a una familia yaqui, Diario del Yaqui, Cd. Obregón, Sonora, Domingo 21 de marzo de 2010, Sección D, p. 8D.
En temporada de Cuaresma y Semana Santa siempre nos acordamos de nuestros hermanos yaquis. Y escribimos de ellos, de sus ancestrales tradiciones y su misticismo pagano-religioso; y reconocemos que nos sobran las razones para colaborar en la conservación y enaltecimiento de su cultura.Sin embargo, algunas ocasiones parece que su rostro humano, el de todos los días, es olvidado o ignorando. Por eso me parece muy bien que en estas fechas enfoquemos nuestros sentidos hacia ellos, no sólo por su folclor, sino por sus sentimientos, anhelos, necesidades inminentes y esperanzas para el futuro.

Los estudiosos y amantes de las tradicionales regionales, en ocasiones vemos el color, recordamos la forma, escuchamos la nota o simplemente admiramos el conjunto cultural, pero olvidamos lo cotidiano, el deseo de ser, de tener, el triunfo y el fracaso de una comunidad que tiene rostro, pero también nombre y apellidos.

Víctor Flint Flores Hernández visitando a familia Yaqui.
Víctor Flint Flores Hernández visitando a familia Yaqui.

Por eso, hoy quiero destacar a la familia yaqui, a la que deja el protocolo de la fiesta para ser padre, madre, hijo, hija, hermanos, miembros de una comunidad, que trabajan, que estudian, que aprenden y construyen un futuro con sus acciones diarias y que nos enseñan que son como nosotros, tal como somos todos los días.

Deseo expresar y compartir mis gratas impresiones percibidas durante la visita que realicé hace unos días a una familia yaqui, gracias a la amable invitación que me hiciera la muy dinámica Trabajadora Social Esperanza Islas Vázquez, Jefa de la Brigada para la Educación de Desarrollo Rural No. 88.Esta brigada (de un total de 125 en el país) es dependiente de la Dirección General de Educación Tecnológica Agropecuaria (DGETA) y tiene como propósito principal capacitar y educar para la vida y el trabajo a los habitantes de la población objetivo: etnia Yaqui, siguiendo distintas líneas de acción.

Esperanza Islas Vázquez visitando a familia Yaqui.
Esperanza Islas Vázquez visitando a familia Yaqui.

Y puedo decir que Esperanza Islas Vázquez, quien acumula más de 18 años de experiencia en las comunidades yaquis, cumple con dicho propósito, por ello es que le han solicitado atienda también a la etnia Mayo. Esperanza Islas ve, observa y responde: con trato digno y calidad en su desempeño profesional. 

Sus acciones están encaminadas a brindar elementos de capacitación objetiva en base a las necesidades de las comunidades que visita, pero su compromiso se ha extendido a tal grado, que aún después de tantos años resume el privilegio que siente en una frase de satisfacción: “lo disfruto como si fuera el primer día”. 
Y en efecto, comprobé que las familias yaquis la reciben con gran aprecio y muestras de alegría. Niños, niñas y hasta los y las jóvenes, se acercaron a saludarla con abrazos y besos rebosantes de alegría, sabedores en su natural sentimiento, que es mutuo el respeto y el aprecio. 
Antonio Quiñónez Atondo (Pa’ Toño).
Antonio Quiñónez Atondo (Pa’ Toño).

Gracias a Esperanza Islas conocí a la familia Quiñónez Álvarez, la familia del Pueblo Mayor, habitantes de El Konti en Cócorit, Sonora. Nos recibieron con gusto, con la intención de departir y compartir lo que son y lo que quieren ser, por eso pude conocerlos desde otra perspectiva: en su casa, con la familia. 

Antonio Quiñónez Atondo (Pa’ Toño) y Matilde Álvarez Muñoz han formado una gran familia, grande por su número, grande por sus esfuerzos, luchas y logros, los que han conseguido en varias generaciones, las cuales de una u otra forma se han visto beneficias por ser depositarias del orgullo de su raza. 
Herederos de grandes mujeres yaquis: Ángela Muñoz Amarillas y Trinidad Atondo Carrasco (finadas), están consolidando una familia de valores a la que esperan contagiarles tanto el respeto a sus tradiciones, como el amor por su cultura, su gente y sus raíces. A ellos, como a nosotros, son cosas que les preocupan. 
Matilde Álvarez Muñoz.
Matilde Álvarez Muñoz.

María de Lourdes Quiñónez Álvarez me comentó que han aprendido a preparar tamales, platillos nutritivos de soya texturizada y de nopal, que han desarrollado sus habilidades de costura y ya saben aprovechar las propiedades de la moringa, árbol que se encuentra en su propio huerto familiar. 

Que han aprendido una nueva dinámica familiar en la que un espacio de unión es precisamente ese huerto, que además de apoyar la economía familiar, apoya la moral. Siembran y cosechan: tomate, rábano, betabel, calabaza, lechuga, repollo, cilantro, acelga y hasta chichiquelite. 
La familia Quiñónez Álvarez sabe de proyectos, por ello, con la ayuda de Esperanza Islas y de la Fundación de Apoyo Infantil (FAI), están gestionando la instalación en su propio terreno, de una granja de pollos de engorda y otra para criadero de chivas o borregos pelibuey, a la que si tendrá que buscarle otro espacio. 
Así es esta familia yaqui. Esperan con gusto un curso de pintura en tela, que la misma Esperanza está en posibilidades de impartirles; anhelan apoyo para vivienda, que por alguna razón sólo ha pasado de largo; necesitan un profesor bilingüe en educación básica para defender su lengua; desean seguir soñando en un futuro mejor para su familia y fortalecerse para gestionar sus sueños.  

Recuerden que si comentan constructivamente cualquiera de las entradas del Blog Caziidi’ podrán ganar el ejemplar del libro de regalo del mesel cual está destinado especialmente para quienes se han suscrito a Caziidi’.

Anuncios

4 Comments

  1. ♥ Al leer "Visitando a una familia Yaqui" puedo expresar que he Vivido hoy, visitarlas nuevamente, con Ustedes… Hace unos días disfrutando tus imágenes, me traslade en los rostros que se me hacian cercanos, y en nombres que extendiéndonos, nos presentaban de manera diferente, la realidad palpitante, así como, fascinantemente "Aquí y Ahora" nos sumerge, y ciertamente, trascendemos !!! Son Rostros de personas que respondiendo a un nombre y apellido, responden también a la identidad de su sentir, su familia, sus sueños y anhelos.. Reflejando, en cada detalle, lo que han sido y siguen siendo… Por ello, seguir Maximizando Propuestas, como las dinamiza está gran Mujer y Trabajadora Social (que hace honor a su nombre) al permitir el resplandecer una Esperanza con vida propia, es fantástica… Una vez más, gracias por tus valiosas letras Victor, y por hacernos a quienes te leemos, Sinergizantes, Contigo y con tus Vivencias… Estoy de acuerdo, con todo cuanto expresas, y nos compartes, debe ser porque: "Amar a Nuestro Prójimo" es precisamente hacernos próximos, semejantes, allegados, PERMANENTEMENTE … No sólo es una festividad o celebración, ni por una buena obra… ♥ Abrazos !!!!!!!

  2. Es la parte bonita de la teoría. La que se lleva a la práctica. La que forma parte de nuestras vivencias, la que permanece, la que mueve para continuar. Felicidades Maestro. Más que una excelente nota, una muy noble experiencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s