Multiasesinato en Acapulco


Multiasesinato en Acapulco
 
Aún recuerdo el Acapulco que visité hace ya más de tres años, pero con las noticias de las últimas semanas creo que el Acapulco de hoy, es otro. Por ejemplo, el pasado 6 de Febrero asesinaron a siete personas, empleados de oficinas ministeriales, al parecer el resultado de un "ojo por ojo".
 
Esta teriible noticia que circuló por todos los medios de comunicación me sorprendió, pero no fue lo único. Se afirma que el Juez tardó 24 hrs. en expedir una orden de cateo a pesar de todas las evidencias localizadas: una casa con una camioneta en su cochera con cargadores a la vista, uniformes y botas por el suelo, un carro con las puertas abiertas y el radio encendido, en fin, suficiente creo yo, como para tardar 24 hrs., las cuales bien sirven perfectamente para abandonar el país, incluso hasta para realizarse una cirugía que cambie la identidad.
 
¿Coludidos? No lo sé, pero es tan decepcionante saber que el mal avanza y el bien no alcanza para brindarnos un país tranquilo, en paz y armonía, algo que se vislumbra cada vez más difícil porque la guerra contra el narcotráfico es una lucha dispareja, no se sabe quiénes son los malos ni los buenos, ¿será que se parecen?
 
También me pregunto: ¿hay castigos para los Jueces que obstruyen la justicia? o el famoso "fuero" sigue siendo un escudo para hacer de lo ilegal una costumbre hasta hacerla ley, porque me parece que es utilizado para proteger al negocio más redituable en México después del narcotráfico: la política.
 
Dicen que el pueblo tiene el gobierno que se merece, pero yo no puedo imaginar qué mal hicieron los acapulqueños para merecer a Félix Salgado Macedonio como Presidente Municipal. El pseudo-político, pseudo-actor y pseudo-cantante y para colmo perredista se ha vuelto un castigo para los acapulqueños. El otrora puerto paradisíaco es ahora un puerto "narcodisíaco", donde a nadie sorprenden las amenazas que ha recibido el Presidente Municipal.
 
Félix Salgado sigue siendo representante del pueblo, ya no anda ebrio armando escándalos en la vía pública, pero ahora no puede controlar a aquellos que de alguna manera decidieron establecerse en Acapulco. Considero que la incapacidad de controlarlos es la puerta de la complicidad y aunque por ahí me digan "¡es México!", me resisto a más vergüenza, ya no más sarcasmo, ironía ni dolor, hay que recuperar al México que se nos está muriendo, atacado por unos, vendido por otros. 
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s